jueves, 5 de julio de 2018

Triatlon por equipos Bomberos Valladolid

Un año más, llegó una de las pruebas que más me gustan: los triatlones por equipos.
La verdad es que pensándolo bien, las sensaciones son contradictorias. Por un lado me encantan las pruebas por equipos, en que tu esfuerzo está orientado hacia un objetivo común, pero por otro lado en el triathlon tengo una gran sensación de presión interna mía propia por ser consciente de que en 2/3 de la prueba soy un lastre para mis compañeros... Pero vamos por partes:

Unos 20 días antes de la prueba comienza el show/casting que se monta de cara a la composición de los equipos, al menos en el CATP. En mi opinión tenemos un grupo que podría considerar "élite", y que es en el que la composición está orientada a "ganar", entiéndase por ganar el competir con los mejores.
Luego tenemos un grupo de Triatletas con tiempos dignos ya que en sus resultados individuales suelen estar en la parte media de las clasificaciones, y que es en el que todo el mundo quiere estar. Aqui yo considero que están los que van a los triatlones "a competir".
Y estamos el batallón de los despojos. O no nadamos, o no vamos en bici, o corremos como caballos percherones... En este grupo tenemos claro que lo más importante es difrutar. Ojo!!! Que como todos, nos esforzamos todo lo que podemos, pero somos conscientes de nuestras limitaciones.

Pues con esta descripción previa, al final quedaron 2 plazas disponibles para el equipo B (una de ellas por la renuncia de Manu), y que se decidirían en el Tri de Zamora. Tras éste, las plazas fueron para Ricardo y Nacho, a mi parecer justamente pues Nacho es un pez, y Ricardo está como un toro actualmente. A días vista de la prueba, Ricardo se dio cuenta de que en pocos sitios se está mejor que en el equipo C (querrá ser cabeza de ratón en vez de cola de leon??? :-P ) y se inventó una deshidratación con hospitalización incluida para renunciar a su plaza en el B y volverse al C... Ricardo, si lees esto, es broma!!!!!!

El caso es que al final, para el C quedamos Toño, Julio, Viti, Ricardo, Miguel y yo.

FOTO

En mi opinión, un toro como Ricardo para llevarnos a todos, dos piezas estupendas como Toño y Miguel a los que lastra el agua, y tres dispuestos a darlo todo como buenamente pudiéramos que eramos Julio, Viti y yo.
El día de la prueba, 8:30 en la chocolatería del Puente Mayor, que para variar a mi me supone un madrugón aunque luego entre dar una vuelta en bici al recorrido, dejar las cosas en boxes y calentar, se hace la hora de la salida!
Calenté en el río, lo cual ya es novedad en mi, y mentalizado al pantalán.

La natación, peor de lo que yo me esperaba en sensaciones, pero desde luego muchiiiisimo mejor que el año pasado. Creo que paré una vez antes de llegar a la boya en la ida, y un par o 3 veces en la vuelta. Aun así, todos mis compis más rápido que yo y me estaban esperando en el barco para salir del río juntos.
Está de puta madre!! 15 minutos!!
Todos arropando a la sirenita



Ricardo, que es un crack, dándonos ánimos, lo habíamos hecho en unos 15 minutos...

2018                0:15:06      2:01 min/m
2017                0:16:13      2:09 min/m 

Transición bastante rápida, y a la bici. El recorrido era el ya conocido de otras veces, así que sólo tenía que preocuparme de no descolgarme en los latigazos, y recuperar para la carrera a pie. Aunque a principios de año había entrenado, tantos parones por el Aquiles me habían hecho perder casi toda la forma que tenía e iba sufriendo en cada giro, cada curva... bici muy rápida, y muy dura para mi estado de forma.

2018              0:33:19        36,02 km/h
2017              0:41:07        29.2 km/h  **Transiciones incluidas





Y los problemas que aparecen una vez comenzamos a correr... El Aquiles decide recordarme que aunque las piernas sean capaces de correr a 4min/km, no estoy recuperado de mis dolores, y antes de cruzar bajo el puente de poniente, ya me duele en cada apoyo. Para acabar de agravar la situación, Julio se hace daño y decide retirarse dado que íbamos 5, y sólo hacían falta 4.
En el 2º km decido levantar el ritmo y acabar la carrera yo sólo, para no ralentizar al equipo. Habíamos hablado de acabar todos juntos, pero joder, ya me habían esperado en la natación y en la bici no había aportado nada, así que no tenía sentido, yendo Victor mejor de lo esperado, que estuvieran remolcándome a mi también... y más sin ser necesario. Así que decido decirles que me dejen, que sigan ellos y hagan su carrera...
Y por eso me encantan estos tíos, primero Ricardo y luego Toño y Miguel, se dejan caer hasta mi posición para preguntarme si me esperan, que por ellos vamos todos juntos. Victor bastante tenía con resoplar el pobre. Les volví a insistir en que siguieran ellos su carrera, que yo lo haría por mi cuenta.
Y así acabé la carrera. No os voy a engañar, verles correr delante de mi, remolcando a Victor, me producía una cierta sensación de envidia, porque ahí podría estar yo también, pero no sería justo con ellos si los frenaba en la carrera tras haber sido un lastre en la natación y no haber aportado nada en la bici.

2018              0:23:45        4,45 min/km
2017              0:22:34        4:30 min/km





Besos a mis peques y Aran, que se tragaron toda la carrera, y para casa, que teníamos lío.
El Aquiles mal, y fue punto de inflexión para dejar de hacer el tonto de correr, parar, correr y parar cada dos semanas.

Voy a dejar de correr hasta que no tenga ninguna molestia. Si llego a tiempo de alguna prueba en lo que queda de temporada, genial, pero si no, tampoco pasa nada que hay más carreras en el año.
Aprovechar las vacaciones para descansar, y si llego recuperado para hacer el del Tripi a la vuelta de vacaciones, lo hago, pero si no, no pasa nada.


martes, 3 de abril de 2018

Seguimos sin correr...

Breve entrada la de hoy.
Un mes después, sigo sin poder correr. Y no sólo es que aun no haya corrido, sino que el mero hecho de correr 20 metros detrás de los niños hace que me resienta y tenga molestias todo el día.
Como un niño aplicado, hago los ejercicios que me mandó el fisio, me sigo dando la crema anti-inflamatoria... pero el dichoso Aquiles sigue hinchado y dando guerra.
Así pues,para no perder la forma,o al menos no demasiado, no queda más remedio que hacer bici, y con el clima de mierda que estamos teniendo en Valladolid estos días, sólo cabe hacer rodillo. Dado que colgué la bici en octubre para centrarme en el maratón de Valencia (maraton valencia) y tuve que descartarlo por las molestias en el pie para pasar al maratón de Sevilla (xxxxx) en Febrero, el caso es que no había vuelto a cogerla.
Por ahora sólo estoy haciendo rodajes suaves, sin intensidad, para volver a tener sensaciones, y a partir de la próxima semana comenzaré a meter algo de intensidad. He visto el otro día en Decathlon que Chema Arguedas (autor de "Planifica tus pedaladas") ha sacado otro para entrenar con Rodillo (entrenar bajo techo) que estoy empezando a mirar con ojitos de deseo... Los videos que hay en Youtube sirven para coger ritmo, pero no son un entrenamiento programado



Y además... He vuelto a la piscina. La lesión en el Aquiles no me permitía hacer la extensión así que entre los días pre-maratón que no he ido, y los que no he podido, he perdido según mi listado de entrenamientos unas 8 sesiones. Para los que sepan nadar,perder 8 sesiones (casi 2 meses) no supone más que una pequeña pérdida del punto de forma, pero para los que somos un zote nadando,es todo un mundo.
Y mi vuelta así lo ratifica, los tiempos son prácticamente iguales que en navidades, y me vuelve a parecer increíble que fuera capaz de nadar 2500 o 3000 m. en una sesión.
Además, creo que he perdido la sensación de poder nadar "larga distancia" aunque fueran mis tristes 1000 metros. Vuelven las sensaciones de ahogo e intranquilidad que me hacen agobiarme y tener que parar de nadar...
En fin, habrá que seguir bregando.

sábado, 3 de marzo de 2018

Maraton Sevilla 2018. MMP conseguida! Parte II

Como te conté aquí, finalmente fuímos a Sevilla, pues bien, hoy te quiero contar cómo transcurrieron los kilómetros finales de la maratón de Sevilla.

Llegó el km 31... Y con él, ¡el tío del mazo! No fue un mazazo literal, pero sí que noto que me va faltando fuelle en las piernas, aunque de respiración y pulsaciones vaya fenomenal... Pero algo no va. No me agobio demasiado porque formaba parte del plan inicial previsto (unos 25-30 a 4:25 y luego levantar el pie a 4:35 para arañar un par de minutitos a mi marca) pero con lo bien que estaba yendo, notar que las piernas pierden fuelle, acojona un poco.
Y a partir de ahí... en la parte más bonita del recorrido... Mi mente de mala leche. Mi cuerpo sin pilas. Dos pensamientos: por un lado mi cuerpo diciéndome continuamente "deberías parar dos minutitos para coger fuelle y luego seguir corriendo...", y por otro lado mi mente diciéndome "no te pares, sea al ritmo que sea, sigue corriendo", mientras mi ser racional evaluaba "te han faltado 200 kms de preparación, esas 3 semanas parado por el dolor del empeine te van a lastrar".
Cruzar por el parque de Maria Luisa diciendo "asco de parque, asco de todo...", entrar en una preciosidad como la Plaza de España, y al ver que hay que dar toda la vuelta a la plaza pensar que se la podían haber ahorrado, y que quien mandaba meter esa vuelta ahí, a lo tonto... El estadio del Betis no tiene ni pizca de gracia ahí metido...
Y mientras tanto, haciendo cuentas en la cabeza, que tenía la presión de mejorar mi marca de Málaga si o si... Y aunque a veces calculando los minutos a ojo salía... otras veces andaba muy justo... Vamos, que un pequeño achuchón más y ya lo tengo
Hasta que entras en la Avenida de la Constitución. Vaya pasada!! Que ambientazo!! Me habían dicho que es como el Tourmalet, pero yo pensaba que, habiendo vivido el Maratón de Berlin y sentido el ambiente de la Behobia, lo había visto todo... Hasta que te das cuenta de que apenas hay un pasillo del ancho de la vía del tranvía ante la gente que se amontona y te anima y ya sólo piensas en seguir corriendo, que estás viviendo una experiencia increible y que no puedes defraudar, no sólo a tu familia que te espera, sino a toda esa gente... Y es cuando te conjuras contigo mismo y tienes claro que vas a acabar, y no sólo vas a acabar, sino que además quieres hacerlo con dignidad... Y sigues corriendo.
Me salvó que a partir de ahí, era el recorrido que habíamos hecho para ir a cenar y de vuelta al hotel, así que era "tierra conocida", así que a seguir corriendo...
Ahí aparece el puente de la Barqueta, y el punto km 40... Desde el primer momento tenía claro que si lograba pasar por ese punto en 3 horas, tenía mi marca mejorada porque aunque acabara echando la bilis, muy muy mal tenía que ir para que se me fueran más de 10-11 minutos en los 2 kms que quedaban...
Subidón! Subidón! Subidón! Paso por ahí en 3:00:44 asi que lo tengo en mis manos... pero no puedo descuidarme. El tramo que falta, por los terrenos en que se celebró la Expo de 1992, con la cabeza mirando abajo, no me puedo descuidar... Y oigo la voz de Aran y los niños... Vamos papi!!!

Sonrio y saludo... La procesión va por dentro

Me sorprenden, en principio habíamos quedado en el estadio, pero están ahí, así que una sonrisa y a por el final!!
Paso por el túnel que da acceso al tartán del estadio... ¡Coño! Con la oscuridad, las gafas y la gorra casi me caigo en una grieta del suelo. Entrar el estadio impresiona, ver las gradas llenas de gente, mirada al reloj... vamos!!! que estoy en tiempo para hacer una buena marca!! a esprintar toca!! Y soy capaz!!! Mejoro 20" el ritmo respecto a mi entrada en el estadio, siento que podría haber apretado antes... Pero sólo cabe pensar en cruzar la línea de meta.


Me acuerdo de mis otras fotos entrando en meta, así que decido quitarme la gorra y las gafas para salir más mono... sin acordarme de que llevo con la gorra y la sudada 42 km... Y las fotos cruzando la meta veo que mejor me habría quedado con la gorra puesta.

Apretar los dientes que ya está ahí!!


Luego colas para todo... Para la medalla, para la foto con el cartel de finisher, para coger la bolsa con agua y fruta... Me dolía ya bastante el aquiles de aquella, pero viendo la cola que había para el fisio, lo descarté al momento

Sufrida... Pero ahí está mi medalla!!!



Mejor que cualquier medalla, tener a los tuyos esperándote.


Luego esperamos a David (que hizo un tiempazo para ser su debut), y nos fuimos a su casa. Tras buscar un sitio en el que comer, marchando zumbando para casa, que teníamos una buena tirada.
Lo peor, cómo quedó el Aquiles, pero ya os lo detallaré en otro post.

Aquiles derecho parece el triple que el izquierdo



viernes, 2 de marzo de 2018

Maraton Sevilla 2018. MMP conseguida! Parte I

Pues finalmente, a Sevilla nos fuimos! Todo apuntaba a que era demasiado arriesgado puesto que apenas había corrido 120-140 km mensuales, cuando una preparación básica para maratón implica al menos 50 o 60 km semanales


Además, en las dos últimas semanas sólo había podido correr 10 kilómetros porque los pinchazos en el Aquiles no habían permitido nada más. Las visitas a Proactitud y las inyecciones de Hialurónico sólo indicaban que debía parar, y reposar. Pero nada más alejado de mi realidad: ya nos había tocado cancelar el plan de Valencia (Adios Valencia) y no quería que mi familia se quedara sin ese finde tanto tiempo deseado.

El hotel era bastante céntrico y habíamos quedado con dos amigos para cenar, que ya nos estaban esperando en el hotel, así que salimos a cenar y al final acabamos a las mil, así que lo de descansar el viernes... voló!

El sábado desayuno, y a la feria del corredor. Desde luego, no se puede comparar con Berlín, pero era bastante completa: un montón de tiendas, touroperadores ofreciendo viajes a múltiples carreras (que pena ser pobre) y tiendas varias vendiendo de todo: calcetines, medias de compresión, ropa, gorras y geles... Vamos que podías haberte dejado las cosas de correr en casa y habrías podido comprar allí el kit completo.

Además, habíamos apuntado a los enanos a las carreras de la mañana así que a las 12 teníamos que tener todo preparado allí. Las carreras de los niños muy divertidas para ellos con un recorrido pequeño y que incluía atravesar un hinchable de obstáculos. La pena son los padres hipercompetitivos que llevaban a rastras a sus hijos para ganar... la misma medalla que los míos, y un Biofrutas. En fin, que además de unas fotos chulas de los enanos, conseguimos picarles con lo de correr y ya ha dicho Carlota que quiere correr como papi y mami :-)

Nos divertimos corriendo, y quedó segunda!


Allí habíamos quedado con David, que también llevaba a toda la tribu, así que cogimos los dorsales, bolsa del corredor... y las típicas fotos en el muro del 30 y con el Giraldillo, el trofeo que dan a los ganadores.

Con los dorsales
A derribar el muro!!


Comer, siesta... y paseo por Sevilla, al menos un ratillo por el Metropol Parasol (aka Las Setas), y una caña por la zona de la Catedral, como previo a lo que nos íbamos a encontrar en el km 35 al día siguiente. Cenita de pasta en un Gino's, que tampoco es cuestión de arriesgar a 12 horas de la carrera... Y paseo de vuelta al hotel, que al final, entre preparar las maletas para que Aran y los niños dejaran el hotel en hora, tampoco me acostaba antes de las 12... Y al día siguiente había que madrugar, y mucho!!!

A las 6:10 ya estaba arriba, y sin dormir llevaba ya un rato por la preocupación pensando en no dormirme. Desayuno en el hotel (cosa que no tenía asegurada la víspera), más frugal que lo que acostumbro en las mañanas de carrera: 2 lonchas de Jamón York, 2 de queso, 2 tostadas de hogaza con mantequilla, 1 café y 3 bollitos de hojaldre rellenos de crema... Me quité de comer los yogures con cereales, pero había quedado con David a las 7:30 y ya andaba pillado...
Antes de salir, clásica foto postureo de toda la equipación que iba a llevar, y al lío!!!

Foto postureo total

De camino me encuentro con otro chico que va andando sólo a la línea de salida, así que un poco de conversación no viene mal... Él tratará de rebajar las 4 horas, como David. Llegamos puntuales al punto en que habíamos quedado, y los 3 juntos hacemos los 2 km que quedan hasta la línea de salida.
Una vez allí, más fotos de postureo, y sobre las 8:10 al cajón, que ya se estaban empezando a llenar... Joder, que prisas tiene la gente, si aún faltan 20 minutos!! Una vez allí me encuentro a Martinos, que tiene pensado hacerlo en 3:30 porque anda fastidiado de la espalda, así que le recomiendo que se aparte porque hay mucho ansia que es capaz de pasarle por encima.

Dejaré atrás este globo?
Habrá que ganarse una plaza aqui









Salida lanzada, aunque me acuerdo de la conversación mantenida con Jesús, y me voy controlando para no bajar del 4:20-4:25/km. Al cabo de 3-4 km mi cajón ya se ha estirado lo suficiente como para identificar a quien va a las 3 horas, quienes buscamos 3:10, y los que no se sabe qué pintan en ese cajón. Ahí me acoplo a una pareja de extremeños que pretenden hacer 3:10, por lo que tienen pensado correr a 4:25 y decido quedarme con ellos.

Pasan los km, los avituallamientos... Y el dolor del Aquiles (os habíais olvidado de él?? Pues él de mí, no) que persiste. En el km 14 está Aran con los niños esperándome, y la digo que voy con molestias pero que voy a seguir todo lo que aguante. Por cierto, aun no os he dicho qué maravilla son los avituallamientos en este Maratón: grandes, y primero en un lado de la calzada y luego en el otro, además de muy completos, con agua Solán de Cabras e isotónico (Aquarius).
Paso la media en 1:32:33 manteniendo de media 4:24/km y, sobre todo, buenas sensaciones en las piernas... Hasta el km 27 en que me entra una pequeña crisis. Aviso a mis compis de viaje que voy a levantar un poco el pie del acelerador para adoptar un perfil más conservador, porque me encuentro "raro". No obstante, la crisis es pasajera porque veo a mis compañeros un poquito más adelante y me vuelvo a unir a ellos...
Pero, lo que pasa a partir de aquí te lo cuento en otro post porque sino... MENUDO LADRILLAZO.


martes, 2 de enero de 2018

Adios Maratón Valencia, Hola Maraton Sevilla

Tras pasar unos meses mal-entrenando por culpa de las molestias en el Aquiles, y las que surgieron en la rodilla, al acercarse las fechas del maratón de Valencia llegó el momento de pararse a ver el trabajo hecho y decidir si finalmente ibamos o no.
La razón principal, como es obvio, era económica. Irnos los 4 con el plan que teníamos (de viernes a lunes) sale por unos 1000€ y no es cosa de gastarnos todo ese dineral sólo por que me diera el gusto de correr el maratón. Por las pruebas que había hecho (25 kms a ritmo de carrera), sabía que podia acabar la prueba, pero nada me garantizaba que fuera capaz de hacer más de 30 kms a ritmo así que el objetivo deseado de hacer el maratón en 3 horas estaba en claro peligro... Y no era plan de gastarnos toda esa pasta sólo por darme el gusto de correr en Valencia. Si se entrena y se compite, es para mejorar las marcas ya existentes, y el 3:13 de Málaga está ahi.
En el momento de echar la vista atrás, estaba a un mes vista del maratón y había corrido la friolera de 60 kms en 4 semanas!! No hace falta ser un experto maratoniano para darse cuenta de que eran muy pocos kilómetros acumulados en las piernas y que en Valencia sólo cabía sufrir.

En paralelo, está en lontananza el maratón de Sevilla, que se presenta como un reto muy interesante por varios motivos: Era la primera vez que iba a entrenar en invierno, y podía rebajar mi objetivo inicial de hacerlo en torno a las 3H, por lo que aparecía como asumible.

Para preparar el plan opté por seguir la preparación que propone la propia organización para hacer el maratón en 3 horas, con la intención de acercarme a ello lo más posible aunque luego en la carrera opte por un perfil más conservador yendo a 4:25 en vez de 4:15 como requiere aspirar a realizarlo en las famosas 3 horas.

Al final, desde que me he puesto "en serio", van a ser 9 semanas en las que voy a tratar de cuadrar la preparación del maratón, con los entrenos de natación, y la vida!!! Que hay momentos en que nos obsesionamos con el deporte y perdemos de vista lo que realmente importa (familia, amigos...).

6 65’ + pesas25’ + 12 x 500 (rec 1’)+ 15’ 
De 2:06 a 1:47
 65’ + pesas25’ + Ritmo de 10 kms+ 15’ rec:1’
Entre 4’20’’ y 4’15’’ el km
100’
(60’ de 5’30’’ a 5’00’’; 25’ de 4’55’’ a 4’20’’ y 15’ de 4’20’’a 4’10’’)
7 65'25’ + 6 x 1000 + 15’ rec: 1’
4:15-3:50
50’ + tobillos 35’ muy suaves + tobillos + 8 rectasCompetición
(Mejor 21 kms)
8 65’ +  pesas25’ + 2 X 9 x 300+ 15’ rec: 45’’ y 2’ 
De 1’12’’ a 1’03’’
 65’ + pesas + rectas25’ + 10 x 1000 + 15’ rec: 1’
4’20’’ a 3’40’’
105’
(60’ de 5’30’’ a 5’00’’; 30’ de 4’55’’ a 4’20’’ y 15’ de 4’20’’a 4’05’’)
9 65’ +  pesas25’+ 3 x 4000 +15’ rec: 90’’ 
17’20’’, 16’45’’ y 16’315’
 65’ + pesas + 2 rectas25’ + 2 x 7 x 500 + 15’ rec: 45’’ y 2’
2:03-1:44
105’
(60’ de 5’30’’ a 5’00’’; 30’ de 4’55’’ a 4’20’’ y 15’ de 4’20’’a 4’05’’)
10 70’ +  pesas25’+ 2 x 5000 +15’ rec: 2’ trote 
21’40’’ y 20’25’’
 70’ + tobillos25’ + 5x2000 + 15’ rec:1’
8:30-7:45
110’ prog
(60’ de 5’30’’ a 5’00’’; 30’ de 4’55’’ a 4’20’’ y 20’ de 4’15’’a 4’00’’)
11 70'25’ + 6 x 1000 + 15’ rec: 1’
4:05-3:40
50’ 35’ muy suaves + tobillos + 8 rectasCompetición
(Medio Maratón)
Necesario bajar de 1h 23' 30". Ideal hacer 1h 23'
12 70’ + pesas + 2 rectas25’ + 15x400 + 15’ rec: 50’’
1:36-1:22
 25’+4x3000 +15’ rec: 90’’ 
13:00-11:45
70’ + tobillos + 2 rectas110’ prog
(60’ de 5’30’’ a 4’55’’; 30’ de 4’50’’ a 4’15’’ y 20’ de 4’15’’a 4’00’’)
13 65’ + 2 rectasTEST: 25’ +2x6000+ 15’ Rec: 90’’ 
1º a 25:00 o algo más lento y el 2º a menos de 22:20
  60’ + tobillos + 2 rectas90’ prog suave (5’30’’ a 4’30’’) + 6 rectas
14 60'25’ + 5x1000+15’ rec:1’
De 4’10’’ a 3’50’’
 40’ + tobillos + 2 rectas MARATÓN
Pasar la mitad entre 1h 29’ 10’’ y 1h 28’40’’

A lo largo de las semanas, iré subiendo la tabla con lo que tengo pensado hacer cada semana, y el cumplimiento de la anterior.

A disfrutar!!!